El Árbol Curado

Esta primavera hemos realizado una actividad corta pero muy especial con los niños de los talleres infantiles del Estudio. Queríamos aprovechar un hecho que habíamos observado en el barrio, un árbol que había sido dañado por alguien y después “curado” por otra persona.

Lo primero fue hacer una serie de dibujos entre todos. Los alumnos se sentaron en círculo y comenzaron cada uno un dibujo. Al poco tiempo, tenían que parar todos a la vez de dibujar y pasarle el dibujo al compañero de su derecha, que lo continuaba.

Esto se repetía hasta que los dibujos llegaban al compañero de la izquierda de la persona que lo había iniciado. De esta manera, ningún dibujo era de nadie, y todos los dibujos eran de toda la clase. En ese momento, rompimos todos los dibujos, cortándolos en pedacitos.

En ese momento, salimos a dar un paseo muy cerca del estudio para poder ver el árbol que inspiró la actividad. Allí los niños iban entendiendo por qué habíamos estropeado el trabajo que habíamos hecho en común. Hablamos sobre las cosas que son de todos y sobre la importancia de cuidarlas y poner soluciones cuando alguien las ha maltratado o descuidado.

Al volver al estudio, nos pusimos a crear algo nuevo a partir de todos los pedacitos de dibujos que habíamos cortado. ¡Este mural y todo lo que aprendimos por el camino son los resultados!

IMG_20150509_134944

IMG_20150523_132931IMG_20150523_133012