Categorías
Blog-Contenidos

La línea como elemento compositivo

Las fuerzas o direcciones visuales tienen un fuerte significado y son una herramienta muy valiosa para la intención compositiva, dirigida al mensaje final.

Hoy queremos hablaros sobre la línea como elemento compositivo generadora de movimientos y ritmos visuales.

Las líneas, a veces explícitas y obvias, otras veces no tanto, nos invitan a recorrer el cuadro de una forma determinada a fin de enlazar los diferentes elementos de la composición. Deteniéndonos allí donde el artista que domina las estrategias de comunicación visual desea.

Las líneas están presentes en todas las obras maestras figurativas o abstractas. 

Las fuerzas o direcciones visuales que generan estás líneas tienen un fuerte significado y son una herramienta muy valiosa para la intención compositiva, dirigida al mensaje final.

Vamos a comentar sólo algunas de ellas:

La  línea vertical, por ejemplo, constituye la referencia primaria del ser humano respecto a su bienestar. Su significado básico no sólo tiene que ver con la relación del organismo humano y su entorno sino también con la estabilidad en todas las cuestiones visuales. Representa la gravedad y equilibrio.

El Greco, San Pedro

Las líneas en las composiciones triangulares, muy utilizadas en el Renacimiento, aportan espiritualidad, marcando claramente los límites entre lo importante y lo secundario.

Poussin, Juicio de Salomón

La línea diagonal es la formulación opuesta, es la fuerza direccional más dinámica y provocadora, la protagonista de la obra que mostramos aquí, Christina´s world.

Andrew Wyeth, Christina’s World

En conclusión, las líneas compositivas generan movimientos y fuerzas o direcciones visuales que van a tener un significado en vuestra obra. Son una herramienta a tener en cuenta en vuestro proceso de creación que podéis utilizar para dirigir el mensaje final.